En el zaguán

Pulsa sobre la imagen para verla en detalle.

Acrílico sobre papel

Dimensiones: 40 × 30 cm

Año: 2014

170 €

Añade un comentario

Rellena el siguiente formulario para dejar un comentario.

Nombre:

Dirección de correo electrónico*:

Comentario:

* No es necesario que escribas tu dirección de correo si no quieres. En cualquier caso, esta dirección no será visible para los demás visitantes.

Envía el comentario

Comentarios

carminadiazdelgado, el 13/12/2014 a las 13:36, comentó:

Me gusta mucho la garrafa y la bici, lo redondo no se que es.

@NMAR, el 8/12/2014 a las 12:29, comentó:

Me parece extraordinario, aunque es posible que sea así en la realidad, pero el suelo lo encuentro algo extraño, como hundido por el centro.
Muy buenos los contrastes de luz.
He tenido que verlo varias veces para llenarme de los contrastes y como los has salvado, la mancha en la pared, como se ha destacado el sillín de la bicicleta de la misma mancha, y, la transparencia del jarrón-garrafón junto con su sombra

Antonio Gallo, el 4/12/2014 a las 19:29, comentó:

Siempre que miro tus cuadros necesito tiempo: los dejo reposar y vuelvo a ellos a diferentes horas del día para ver cómo se portan y cómo se sostienen frente a la infamia de ser yo quien los contempla. Yo o cualquiera. Reconoce, cariño, que todo yo es, aparte de una impostura, una falta de educación.

1.- Las losetas invitan a la descalcez. En realidad están llenas de ángeles descalzos, de un erotismo muy bien conseguido.
2.- El recipiente de cristal es el detalle submarino que multiplica el erotismo del cuadro. Por cierto que llamar "garrafón" a un objeto tan hermoso es de una ordinariez imperdonable.
3.- La mancha de la pared amortigua el pecado de ese sillín a rayas. En un primer momento estuve a punto de decirte que qué coño pinta ahí ese sillín, pero luego comprendí que era necesario, tal vez por contraste. De todas formas aún tengo mis dudas.
4.- Me hubiera gustado más el cuadro sin la bicicleta. Tú ya sabes (y si no lo sabes deberías saberlo) que detesto las bicicletas, el deporte, la salud, la LOGSE y las mujeres mayores de quince años. Esa bicicleta me pone nervioso. ¿No podrías cambiarla por un jamón?
5.- Pero luego llega la luz. Y esa luz lo cura todo, te justifica. Una luz-calma que vive entre la pared y el suelo de mínimas losetas. Esa nitidez.
6.- No olvides que te quiero.

José Mª Sancho, el 4/12/2014 a las 18:24, comentó:

Es como volver a la infancia ¡¡¡

Francisco Sancho, el 4/12/2014 a las 15:09, comentó:

Muy bien, me encanta el sillín a rayas. Y el garrafón muy conseguido.

José Luis, el 4/12/2014 a las 13:34, comentó:

Compartimos el amor por esa "Vieja Casa, llena de resonancias ... "

Mostrando comentarios 1-6 de 6